Óliver Mayorga

Iniciando programa...
Accediendo a los datos del batordenador...

ARCHIVO DEL BATORDENADOR

Fundador y redactor de Soy Batfan.

Móstoles, Madrid, 29 años.



Quién es y cómo llegó a serlo

Lo mío con Batman es algo más que una simple afición. No se produjo una epifanía ni se posó ningún murciélago sobre ningún busto en mi habitación. Pero mi admiración por esta creación y todo su mundo es muy significativa y conecta con muchos aspectos que me fascinan en la vida. Pero esta admiración no surgió precisamente del medio que le vió nacer. No, nada de eso. Mi introducción a las aventuras del Cruzado de la Capa a través de las viñetas vino un tiempo después. El primer recuerdo que tengo de Batman es difuso, fugaz; pero imborrable. Era tan solo un crío con apenas seis; tal vez; siete años. Recuerdo la imagen de un ser grotesco, vestido con ropas oscuras, alzándose sobre un gótico edificio con un paraguas volador. Éste parecía huir de otro ser extraño con otro oscuro disfraz y orejas puntiagudas. Seguro que a muchos os suena esta mítica escena entre Batman y el Pingüino. Es una de mis favoritas de Batman Returns (así como el film es también mi favorito sobre el personaje) y de este modo fue cómo conocí a Batman por primera vez, a través de la gótica visión de las películas de Tim Burton.

Ese primer encuentro se quedó en eso, en una llamativa visión. Pero hubo un segundo reencuentro. Fue algo que surgió natural y gradualmente, dado que en mi adolescencia comencé a interesarme por el séptimo arte y la filmografía de este cineasta me cautivó desde el principio (curiosamente también guardo recuerdos difusos de infancia de varias de sus películas). El cine de Tim Burton se puede considerar otra de mis grandes pasiones, la más primigenia y la que me abrió del todo las puertas a los personajes de Gotham City.

Si a Clark le funcionan, yo también uso gafas para ocultarme. Oscuras, eso sí.

El primer cómic de Batman que leí fue The Killing Joke (1988) de Alan Moore y Brian Bolland. Me interesé por él dado que supe que Tim Burton se inspiró, en ciertos aspectos, en esta historia para su primera película. Compré la edición Absolute que Planeta lanzó en 2008 (con una reseña del propio Burton en la contraportada) y ahí descubrí un Batman algo distinto a lo que tenía concebido. Pero me gustó mucho y supongo que ahí se plantó la semilla que germinaría después. Tuvo que pasar un tiempo más a que me atreviera a adentrarme en las series regulares del Murciélago. Y ya que me disponía a ello, debía hacerlo a lo grande y sin frenos. Así que empecé a coleccionar los títulos de la actualidad de aquel entonces pero también compraba compulsivamente colecciones antiguas con historias publicadas en las décadas de 1980 y 1990. Empecé a leer diferentes versiones de Batman, con diferentes atuendos, procedentes de otras Tierras e incluso descubrí el legado que supone llevar el manto del Murciélago. Un universo amplísimo se descubrió ante mí, atendiendo a la creatividad e ideas de cada autor que lo ha tratado, y comprendí que Batman era mucho más de lo que yo creía.

De entre todos los estilos, me decanto por aquellas interpretaciones más cercanas a la idea original. Las que se asemejan a las fuentes que inspiraron a la propia creación del personaje por Bob Kane y Bill Finger. Disfruto con las aventuras de un Batman urbano, como en los relatos de justicieros de novelas pulp, que se enfrenta a pequeños delincuentes y maleantes. También me encantan los villanos menores pero que cuentan con un fuerte carácter psicológico como son El Ventrílocuo y su muñeco Scarface o el Sombrerero Loco. Pero a pesar de esta preferencia, acepto cualquier otra versión y enfoque, admirando mucho también la creatividad e ingenuidad de las historias más coloridas y amables que se publicaron durante la Silver Age. Me gusta interpretar el universo de Batman como si de un disparatado y anodino cuento de Lewis Carroll se tratara. Al igual que en Las aventuras de Alicia en el país de las Maravillas Batman se cruza en sus patrullas nocturnas con personajes que parecen sacados de una delirante pesadilla. Es ese componente fantasioso lo que más llama mi atención.

Una promesa

Cuando decidí crear la cuenta de Twitter @soybatfan me hice una promesa, casi un juramento a la luz de una vela como hizo Bruce Wayne. El principal objetivo que tenía en mente, y que mantengo a día de hoy, era divulgar todos los conocimientos que disponía (y los que sin duda iré descubriendo) sobre Batman y el mundo que le rodea. De forma seria, objetiva y mostrando el respeto y admiración que siento hacia esta creación. Con esta filosofía pretendo crear un sitio de referencia y consulta para todos los batfans que estén interesados en aprender sobre cualquier aspecto que concierna al Caballero Oscuro, el medio del cómic como arte secuencial y los autores que han contribuido a este noble arte.

El Joker desea estrangularme aprovechando que estoy distraído leyendo un cómic.

La creación de este blog forma parte de una segunda fase de este proyecto personal que poco a poco va creciendo. Twitter es una herramienta muy útil para ponerme en contacto con vosotros, los batfans que me seguís, y es muy sencilla de utilizar y de hacer llegar un mensaje rápidamente. Pero sus limitaciones impiden que pueda desarrollar extensamente las ideas que me gustaría transmitir. Es por eso que habilito este blog para poder ofreceros contenido más extenso que podáis disfrutar con calma y que os sirva de referencia y consulta cada vez que preciséis. De verdad, espero con muchas ganas que disfrutéis de los contenidos que se publicarán por aquí.

Mi batcueva

Es mi base de operaciones y el lugar donde paso el mayor tiempo que dedico al ocio. Desde aquí publico todo lo que veis en Twitter y redacto todos los artículos recogidos en este blog. También, claro está, me sirve de espacio de lectura de todos los cómics de mi colección (que ya superan los 3.000) y que habitan junto a otros de mis preciados tesoros que he ido acumulando a través de los años.

Este es mi rincón favorito de la batcueva.

Se pueden encontrar piezas de todo tipo. Principalmente cajas y cajas repletas de cómics, figuras de diferentes clases y tamaños, tanto de Batman como relacionadas con películas burtonianas, objetos extraños, bandas sonoras importadas de otros países y una gran variedad de libros divulgativos sobre el medio del cómic y sobre Batman que me son de gran ayuda a la hora de documentarme.

Mi lugar de reposo con unas preciosas vistas a las portadas alternativas de 'Detective Comics' #1000.

¡ALERTA! ¡ALERTA!
¡Se ha detectado una brecha de seguridad en la batcueva!
...
Cerrando archivos...
Fin del programa.

Comentarios

  1. Hola! Te sigo en Twitter y acabo de entrar a tu blog. Me encanta todo lo que publicas y espero que sigas en este camino contándonos tus conocimientos sobre el hombre murciélago! Suerte y abrazo desde Buenos Aires 🇦🇷

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Muchas gracias por tus amables palabras. Por mi parte te prometo que seguiré con esta labor divulgativa sobre Batman tanto en la cuenta de Twitter como en este blog.

      Gracias de nuevo y un abrazo transoceánico para ti también.

      Eliminar

Comentar

Entradas populares de este blog

Tres Jokers: el criminal, el payaso y el comediante

Stephen King: Por qué preferí a Batman

Creciendo en los noventa: Los juguetes de ‘Batman Forever’

Teen Titans: Beast Boy ama a Raven

Nostalgia de plástico: Las figuras de ‘Batman: The Animated Series’