Ángel Valdivia

Iniciando programa...
Accediendo a los datos del batordenador...

ARCHIVO DEL BATORDENADOR

Redactor de Soy Batfan.

Granada, Andalucía, 25 años.



Batman y yo

Para mí, hablar de Batman es hablar del personaje que me ha acompañado prácticamente toda mi vida. Recuerdo una noche de invierno, yo era muy pequeño y mis padres pusieron en la televisión una película oscura en la que la figura de una mujer vestida completamente de negro aparecía de entre las sombras, acechando a un hombre que estaba asaltando a una joven. Recuerdo el modo en que se movía ella, arañando la cara del criminal haciéndolo sangrar, su rostro enmascarado, todo esto acompañado de la música inquietante y magistral compuesta por Danny Elfman. Me marcó muchísimo, provocando en mí sensaciones tan contradictorias como la fascinación y el miedo, pues no se parecía a nada que hubiese visto hasta ese momento y me parecía asombroso, pero a la vez esa oscuridad me resultaba escalofriante en aquel entonces, y creo que incluso pasé gran parte de la película tapándome los ojos. Sin yo saberlo acababa de ver uno de mis largometrajes favoritos de todos los tiempos, una obra que vería tantas veces que acabaría perdiendo la cuenta. Acababa de descubrir Batman Returns.

«Soy la Mujer Gato. Óyeme maullar.»

No fue hasta años más tarde que un cómic del personaje cayó en mis manos. Se trataba del coleccionable semanal que Planeta editó para promocionar el estreno de Batman Begins, y en el número que yo tenía se recogía el final de Batman: Year Three y el inicio de A Lonely Place Of Dying, y aquello fue otro momento clave en mi vida. Yo ya había leído tebeos de otros personajes anteriormente pero no tenían nada que ver con esto. Aquí se mostraba a un Batman que lamentaba la muerte de Robin y tenía a un tal Nightwing recriminándole la violencia de sus actos. También aparecía un joven que había descubierto la identidad de Batman y quería que Dick volviera a tomar la identidad de Robin para ayudarlo. Todo esto había provocado en mí preguntas de las que no sabía respuesta alguna: ¿Robin ha muerto?, ¿Nightwing había sido Robin? Pero si no era el que había muerto, ¿cuántos Robin han existido? Estas preguntas fueron respondidas semanas más tarde cuando mi padre, viendo que no paraba de releer aquel tomo, encontró dos números más de aquella colección que eran incluso anteriores a este. En ellos tenía más información y estaba ansioso por responder aquellas incógnitas. Y aquí ya fue cuando aquel niño quedó atrapado por completo gracias a aquellas páginas dibujadas por el maestro Jim Aparo en las que fui testigo de la muerte del segundo Robin a manos del Joker, y también de cómo un villano muy musculoso se dedicaba a causar el terror en Gotham atacando a la ciudad sin que Batman pudiese hacer nada para frenarlo, nada parecía poder frenar a la KGBestia. Había descubierto un mundo en el que un héroe dedicaba su vida a una misión, lidiando con la muerte de aliados, con grandes antagonistas a los que enfrentarse, con historias que mezclaban acción, misterio y oscuridad, y los sentimientos que han generado en mí las historias de este personaje no han sido superados por nada que yo haya leído o visto después.

Ángel Valdivia disfrutando de uno de sus cómics favoritos, Batman: Ego de Darwyn Cooke.

Dentro del tipo de historias del personaje que más me gustan, he de decir que no soy demasiado exigente con él, siempre encuentro varios aspectos de cada interpretación que hacen que la obra acabe gustándome, aunque hay algunas que me gustan más que otras. Mis versiones favoritas son las que muestran un Batman más detectivesco y oscuro pero sin llegar a ser obsesivo. El aspecto que más me gusta del personaje es lo inspirador de su causa, él sabe que su misión no tiene fin pero está dispuesto a dar su vida por lo que él cree que es lo correcto, se sacrifica para que nadie tenga que pasar por lo que él pasó. Batman tiene historias de un tono más sencillo y ameno en las que, por ejemplo, viaja al espacio para ayudar a una versión alternativa suya a enfrentarse a alienígenas, y también existen otras que son más crudas y oscuras en las que debe tomar la capa para luchar contra la corrupción y la violencia que asolan su ciudad. Pueden parecer muy diferentes pero en la gran mayoría de sus historias, sean del tipo que sean, coincide su compromiso y el hecho de que, aunque se rodee de dioses con poderes, él siempre será decisivo porque nunca se rinde. Inspira al resto de héroes y a nosotros, los lectores.

La misión

Cuando me ofrecieron unirme al equipo de Soy Batfan me sentí muy emocionado. Siempre he visto que su trabajo es perfecto para conocer mejor al personaje, muestra facetas y etapas no tan conocidas y mucha gente puede descubrir lecturas que quizá no se habrían conocido de otra forma al ser casi olvidadas por el público general. Si eres fan del personaje aquí encontrarás información de toda su trayectoria, pues tanto el trabajo de Frank Miller como el de Dick Sprang son igual de importantes para conocer en profundidad a Batman. Es importante saber de dónde viene para entender cómo ha llegado a ser lo que es ahora, y el trabajo que aquí se ofrece es precisamente ese, divulgar siempre desde el respeto y la objetividad.  Me parece algo digno de admiración, y me tomaré esta misión de divulgación tan en serio como la promesa que Bruce les hizo a sus padres una vez.

Mi Batcueva

En mi humilde Batcueva tengo un pequeño rincón poblado de estanterías dedicadas exclusivamente a mi mayor afición, los cómics, siendo la mayoría de ellos de Batman, por supuesto. En ellas podemos encontrar los tebeos que he ido adquiriendo desde que era pequeño, y también figuras de coleccionismo y bocetos dedicados, que he podido conseguir a lo largo de convenciones y firmas, por algunos de los artistas que más admiro tales como Jorge Jiménez y Bruno Redondo, entre otros. Aunque espero poder ampliar muchísimo más mi colección, esta afición es como la misión de Batman, nunca acaba.


...
Cerrando archivos...
Fin del programa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres Jokers: el criminal, el payaso y el comediante

Stephen King: Por qué preferí a Batman

Creciendo en los noventa: Los juguetes de ‘Batman Forever’

Teen Titans: Beast Boy ama a Raven

‘Batman’ (1989): ¿Más fiel a Miller o a Kane?