Creciendo en los noventa: Los juguetes de ‘Batman Forever’


Desde su creación en 1939, Batman ha calado profundamente en la cultura popular, y sus distintas versiones presentadas en diferentes medios han provocado diversas olas de Batmanía a lo largo de la historia. Las tres más conocidas son la de 1966, asociada a la serie televisiva de la época; la de 1989, con la primera película de Tim Burton; y la que en 2008 se vivió con The Dark Knight, ya inmersos en la prolífica era dorada del cine de superhéroes. Pero además, en 1995, la marea batmaniana también inundó el mundo con motivo del estreno de Batman Forever, filme que, a pesar de su dispar recibimiento crítico, se convirtió en un arrollador éxito comercial. 

Para quienes entonces éramos unos niños, Batman Forever supuso uno de nuestros primeros contactos con el personaje y recordamos esa época con mucho cariño. Aquella película llenó el mundo de coloristas imágenes de Batman, Robin, The Riddler y Two-Face que contrastaban con la oscura y tenebrosa versión anterior de Tim Burton. La película se convirtió en un indiscutible éxito de taquilla, logrando en los Estados Unidos la mejor recaudación en el primer fin de semana de la historia; con un total de 53 millones de dólares aproximadamente. Fue también el filme más visto en los Estados Unidos durante 1995. Y con 184 millones de dólares como recaudación final, se convirtió en la segunda película más taquillera de las estrenadas ese año, siguiendo muy de cerca a la navideña Toy Story.

Después de Tim Burton le tocaba jugar al director Joel Schumacher (Batman Forever, Batman & Robin).

A pesar de que el recibimiento por parte de los fans no fuera tan unánimemente positivo como en el caso de las dos entregas previas, la película escondía algo que caló hondo en el gran público, lo cual no tardó en reflejarse en las astronómicas cifras de ventas alcanzadas con el merchandising relacionado. La introducción de Robin se reveló como una astuta maniobra comercial destinada a generar grandes beneficios con las múltiples posibilidades que se abrían para la fabricación de toda clase de artículos sobre el filme. En la Navidad de 1995, en las oficinas de Santa Claus no paraba de escucharse la palabra “Batman”, y los elfos trabajaban muy duro para fabricar las ingentes cantidades de figuras que se venderían por todo el mundo. En efecto, cuando los juguetes de Batman: The Animated Series llevaban ya un tiempo reinando en el mundillo, la compañía juguetera Kenner logró un nuevo y arrollador éxito con las figuras y vehículos basados en esta nueva película. 

La primera wave

Mientras que en el caso de Batman: The Animated Series las variantes de Batman se realizaban a partir de un mismo modelo pintado de distintas maneras, en esta ocasión se emplearon varios moldes diferentes para dar forma a numerosas versiones del Señor de la Noche. Esto supuso una interesante novedad para niños y coleccionistas. Entre las primeras variantes de Batman figuraban dos versiones con un traje negro parecido al primero de los dos que se ven en la película, el denominado Panther Suit, en honor a los deseos del director Joel Schumacher de otorgar al aspecto de Batman «la elegancia y sensualidad de una pantera».

El modelo Sonar Sensor Batman muestra un traje negro grisáceo lleno de detalles y un lanzador de discos como accesorio principal, mientras que en Blast Cape Batman pueden verse en el traje detalles en rojo que resaltan sobre el negro dominante. En esta primera tanda de figuras, encontramos también Fireguard Batman, con un traje rojo y una curiosa mascarilla antigás para incendios, en lo que se supone una referencia a la escena en que Batman queda a merced de un fuego provocado por Two-Face. El Night Hunter Batman ofrece una auténtica orgía de aparatosos accesorios como lentes de visión nocturna, alas transparentes y llamativas garras de ataque que le confieren un aspecto de lo más agresivo.

Que no se diga que Batman no tiene un buen fondo de armario.

Se realizan sendas versiones de Bruce Wayne y Dick Grayson que incluyen armaduras con las que ser transformados en Batman y Robin. En el caso de Bruce Wayne, el buen resultado en la similitud del rostro con el del actor Val Kilmer contrasta con la grotesca apariencia final cuando se le coloca la armadura, ornamentada con unas enormes y extrañas cuchillas en los brazos. Más convencional y asumible resulta la figura de Dick Grayson/Robin, con una armadura similar al traje de la película y una curiosa función con una máscara que aparece o desaparece según se le aplique agua o no. 

Figuras transformables de Bruce Wayne y Dick Grayson.

Aprovechando que en el filme se incluye una escena en la que Batman y Robin se ven obligados a nadar, se ofrecen también las variantes acuáticas de ambos personajes con Manta Ray Batman e Hydro Claw Robin. De obligada mención es Street Biker Robin, una figura que presenta a Dick Grayson ataviado con una delirante vestimenta que recuerda a una especie de pandillero juvenil, incluyendo un chaleco de cuero bajo el cual lleva una camiseta con una gran letra “R”. Puede identificarse con la versión de Robin que Tim Burton habría presentado en caso de haber introducido al personaje en Batman Returns (1992), donde se habría convertido en una suerte de mecánico habilidoso al que recurriría Batman. A pesar de no llegar nunca a las pantallas, en cierta manera su visión pudo ver la luz gracias a Kenner, que empleó diversos conceptos sobre los personajes para la realización de sus juguetes.

Figuras de Batman y Robin acompañadas de varios accesorios.

Esta utilización de conceptos y diseños aún no definitivos puede apreciarse también en las figuras de los villanos The Riddler y Two-Face. En el caso del primero, su traje se adorna con multitud de detalles que no aparecen en el diseño final de la película. Como accesorio, presenta una extravagante “máquina absorbe-cerebros” vagamente basada en “La Caja”, el surrealista aparato que usa en el filme para absorber energía neural. El traje del muñeco de Two-Face sí se parece más al de la película, aunque el diseño de la mitad deformada de su rostro difiere notablemente. El embalaje de esta figura incluye una moneda de la suerte del personaje a tamaño real.

Figuras de los villanos The Riddler y Two-Face.

Packs dobles y Deluxe

Algún tiempo después de la puesta en circulación de la primera serie de figuras aparece el pack doble Guardians of Gotham City, que contiene las dos figuras de la colección que pueden considerarse como las mejor realizadas y más valoradas por los coleccionistas. Se trata de Batman y Robin con los trajes presentados en la escena final de la película, con la versión con modificaciones sonar en el caso de Batman, el conocido como Sonar Suit. La armadura del Señor de la Noche reproduce fielmente lo visto en el filme, con las características franjas a los lados de la máscara, representando la función sonar; y los detalles bajo los ojos y en la barbilla. El pequeño murciélago encerrado en un óvalo amarillo es sustituido, como ocurre en la película, por un símbolo de mucho mayor tamaño que cubre todo el pecho y no va inserto en ningún óvalo. En la película, el traje no es estrictamente negro, sino gris oscurecido, lo cual se refleja en un negro no tan intenso para la figura. El muñeco de Robin en este pack representa también fielmente lo visto en el cine, pintado con colores brillantes de apariencia metalizada semejantes a los de la armadura que lleva el actor Chris O´Donnell. Ambas figuras no siguen la estructura usual del resto, con una apariencia estándar con las extremidades en posición recta; sino que sus piernas y brazos se hallan flexionados en una pose en modo de ataque que aporta una dosis extra de naturalidad y realismo. The Riddler y Two-Face también comparten su propio pack doble con el principal atractivo de que aquí The Riddler luce uno de los trajes que aparecen en la película, el mono verde con el que irrumpe en la Batcueva, con el consiguiente aliciente para los coleccionistas.Tiempo después se lanza el último de los pack dobles, una edición conmemorativa con diseño distinto al habitual y presidido por el logo de la película, que incluye repaints de las figuras de Batman y The Riddler de los otros packs.

Por supuesto, Two-Face necesitaba un pack doble.

Otras figuras cuyo formato se sale de la norma habitual son las denominadas Deluxe, con blisters ligeramente más grandes y mayor cantidad de accesorios. El modelo Attack Wing Batman presenta unas enormes y muy llamativas alas de murciélago flexibles, y a Robin se le dedica el Martial Arts Robin con una armadura similar a la original, adornada con componentes plateados. La más interesante de este grupo es, sin duda, Talking Riddler, que habla mediante un dispositivo electrónico que emite algunas de las frases que pronuncia el villano en la película y con el gran atractivo coleccionista de lucir el traje blanco que lleva al final del filme.

Figuras de Batman, Robin y The Riddler en la línea Deluxe.


Los vehículos

Sin embargo, los pequeños tesoros de esta línea de juguetes son los vehículos, con una realización muy cuidada y esmerados detalles que los convierten en auténticos objetos de deseo de coleccionistas y de niños que, como yo, los observaban extasiados en jugueterías y comercios.

El precioso Batmobile se convierte en uno de los juguetes de acción más vendidos en la Navidad de 1995, y seguirá presente en las jugueterías muchos meses después, con miles de ejemplares que abarrotan las estanterías respondiendo a los deseos de multitud de ávidos compradores. De apariencia idéntica al del filme y con todos los detalles de la carrocería simulando un esqueleto, incluye un sistema para la iluminación del chasis en un color azul muy similar al visto en pantalla. En su parte delantera incluye un proyectil que puede ser disparado a gran longitud, en referencia al arpón que lanza durante una de las escenas de persecución. Muchos dirían que sólo le falta subirse por las paredes, como ocurre en el delirante final de esa escena.

El Batmóvil de Batman Forever se reinventó con un diseño más agresivo, una estructura más orgánica simulando unas costillas y unas ruedas nuevas que muestran el símbolo de Batman.

El Batplane es también una preciosidad, de gran elegancia y con la atractiva apariencia “orgánica” y estilizada que igualmente es presentada en el filme. Dispone de alas extraíbles para simular lo que ocurre en la película cuando se ve obligado a deshacerse de ellas; y de una nave más pequeña en su interior, además de un lanzador de proyectiles.

La agresividad del diseño también se refleja en esta aeronave cuyas alas picudas sobresalen por la parte delantera.

El Batboat está igualmente logrado, con una apariencia muy fiel. Y fuera de lo visto en la película encontramos la Robin Cycle, extravagante motocicleta con un rudimentario mecanismo de cuerda cuya apariencia va acorde a la vestimenta de pandillero de la ya comentada Street Biker Robin, cuyo nombre ya sugiere la necesidad de este complemento.

El Batboat no apareció durante mucho tiempo en pantalla pero los coleccionistas se merecían tenerlo. 

La segunda wave

Por último, he de citar la aparición de una segunda línea de figuras en la que se presentan sobre todo gran diversidad de variantes de Batman, en esta ocasión tomando como base el Sonar Suit. Llaman la atención algunas versiones muy coloristas y extravagantes, como el modelo Neon Armour Batman, que incluye una armadura de color verde brillante; Wing Blast Batman, con un uniforme totalmente plateado; o Power Beacon Batman, con una extravagante dispositivo fluorescente iluminado a través de la luz que surge desde el símbolo pectoral de Batman.

Diferentes modelos de figuras de Batman pertenecientes a la segunda oleada.

En el caso de Robin aparece el modelo Skyboard Robin, con el mismo uniforme de la película y acompañado de un pequeño vehículo; y Triple Attack Robin, luciendo un atractivo traje negro. También se realiza una variante de The Riddler usando el mismo molde de la figura original con un quizá inapropiado pero original repintado en negro.

Robin y The Riddler también disponen de un gran arsenal.

Conclusión

Como colofón, he de recalcar las virtudes de esta colección de figuras cuya variedad de moldes y originales diseños supuso toda una innovación para la época, especialmente en contraste con la pobreza de moldes y diseños de las colecciones previas dedicadas a las dos películas de Tim Burton. Recuerdo las palabras del compositor Elliot Goldenthal sobre cómo los soniquetes que tararea un niño mientras juega con sus muñecos supusieron una de sus inspiraciones a la hora componer su tema principal para la banda sonora de Batman Forever

«Intentaba recordarme como un niño jugando con juguetes. Y pensaba: ¿Qué cantan los niños? Si ves jugar a los niños, componen su propia música.»
Elliot Goldenthal

Quienes en los noventa pasamos horas y horas jugando con estas figuras y vehículos, embelesados por sus alocados y creativos diseños, no podemos evitar esbozar una amplia sonrisa al escuchar estas declaraciones en los extras del Blu-ray. Habrá quienes digan que la nostalgia juegue un papel decisivo en el aprecio que muchos sentimos hacia esta película y que nos lleva a publicar artículos como este en su 25 aniversario, y quizá tengan su parte de razón. Sea como sea, en el título de la película se esconde toda una declaración de principios para muchos de los futuros fans acérrimos del personaje: Batman...FOREVER.

Queda claro que Jorge González es un fan acérrimo de Batman Forever, ¿verdad?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres Jokers: el criminal, el payaso y el comediante

Stephen King: Por qué preferí a Batman

Teen Titans: Beast Boy ama a Raven

Nostalgia de plástico: Las figuras de ‘Batman: The Animated Series’