Harley Quinn: El villano del año (‘Harley Quinn's Villain Of The Year’ #1)


No me lo negaréis. Todos los años ocurre lo mismo al llegar la temporada de premios. Nos volvemos locos haciendo quinielas y listas de favoritos, participamos en acalorados debates sobre quién se merece más ganarlos, nos ilusionamos y quedamos expectantes al momento de abrir esos dichosos sobres que tanto se resisten. Y todo eso, ¿para qué? Pues para descubrir que, al final, no es más que una completa farsa. No me lo negaréis. Si hasta lo dijo Joaquin Phoenix cuando subió a recoger su Globo de Oro por Joker«Todos sabemos que no hay una jod*** competición entre nosotros. Esto está hecho para vender anuncios en los programas de televisión.»

Y es que, en parte, de esto trata el cómic que voy a analizar en este artículo. La historia narrada en Harley Quinn's Villain of the Year forma parte de una serie de especiales del evento editorial conocido como Year of the Villain que involucra a diversas colecciones donde los más malos del lugar acaparan el protagonismo. Aunque, como es natural tratándose de un personaje tan acostumbrado a romper las reglas como Harley Quinn, este número especial se desmarca del resto. Para empezar, invierte el orden de las palabras del título dándole un sentido completamente nuevo. La historia se entiende como una sátira sobre las ceremonias de premios que se entregan a los famosos y de la ambición obsesiva de estos por conseguir el reconocimiento de los demás. Para darle un toque especial, en este caso en particular, los lectores son además partícipes del propio cómic, habiendo depositado sus votos para elegir al Villano del Año al que hace referencia el título del cómic.

El escritor nominado a un Eisner, Mark Russell (Exit, Stage Left!: The Snagglepuss Chronicles), y el dibujante que sí lo ganó, Mike Norton (Battlepug), ocupan los puestos de realizadores en esta ceremonia de premios sin igual llena de humor, estrambóticos vestidos y muchos, muchos aperitivos.

«Una cosa que me atrajo especialmente de este proyecto fue poder mostrar a todos estos villanos icónicos de DC en un contexto más relajado de lo que estamos acostumbrados, verlos cotillear y comer aperitivos en lugar de luchar contra Batman en un almacén.»
Mark Russell

¡AVISO! SE REVELARÁN DETALLES IMPORTANTES DE LA TRAMA
Disfruta de este análisis del cómic una vez lo hayas leído y coméntame tus impresiones.

Y los nominados son...

¡Que nadie se mueva! Esperad ahí un segundo. Antes de dar a conocer los tan ansiados nombres de los villanos candidatos a ganar su estatuilla, me gustaría recordar, aunque sea brevemente, otras ocasiones en las que los lectores tuvieron la oportunidad de participar en el desenlace de las historias. El caso más conocido a este respecto es, sin lugar a dudas, el final de la saga A Death in the Family de Jim Starlin y Jim Aparo que, mediante una votación vía telefónica, se tomó la polémica decisión de acabar con la vida de Jason Todd, el segundo Robin. Es costumbre que la controversia le pise los talones a DC y, muchos años más tarde, la editorial ideó una nueva iniciativa en la que los aficionados pudiesen participar. Se organizó un concurso para nuevos talentos cuyo ganador sería agraciado con la oportunidad de dibujar una página del cómic Harley Quinn #0 (enero, 2014) en la que, en clave de humor, se viera al personaje protagonista suicidándose. Tras el anuncio por parte de la editorial llegaron todo tipo de quejas y acusaciones pero, aun así, el cómic se pudo publicar.

Pero esta vez los tiros no van por ahí. Se ha prescindido de cualquier tipo de polémica y/o asunto turbio. Durante los días comprendidos entre el 1 y el 10 de noviembre de 2019 se habilitó a los usuarios la web dcvillainoftheyear.com con una lista de villanos nominados a distintas categorías para que se pudieran llevar a cabo las votaciones online según las preferencias de los lectores.

La lista de candidatos a ganar el Premio al Villano del Año.

Ahora sí. Ya puede empezar la gala de los Premios Anuales a la Villanía. Tras unos cuantos saludos y apretones antes de acceder al interior del Salón de la Condena, todos los villanos ocupan sus sitios en las mesas mientras la presentadora de la ceremonia, la inigualable Harley Quinn, les da la bienvenida con unos chistes amenizadores (o amenazadores) para romper el hielo. Y justo después, sonrisas y lágrimas, recordando a aquellos villanos que ya no están entre nosotros en un emotivo, aunque no carente de gracia, momento musical a piano de «in memoriam».

Mark Russell no se sonroja a la hora de lanzar sutiles críticas con toques de humor como acostumbra a hacer en el resto de sus obras. Y el artista Mike Norton logra captar a la perfección el sentido informal de la historia y maneja las situaciones cómicas jugando con las expresiones de los personajes. 

«Para experimentar los celos profesionales y los pequeños resentimientos, los súper villanos deben sentirse como todos los demás, y ¿qué mejor contexto para una historia como esa que una ceremonia de premios? Además, lograr que Mike Norton dibuje todas estas increíbles diapositivas de In Memoriam es un extra.»
Mark Russell

Los invitados llegan a la fiesta.  

Todo parece marchar sobre ruedas pero, entre bambalinas, aguarda Eduardo Flamingo, alias el Flamenco. Está cansado de ser considerado un segundón olvidado y de que no le reconozcan con ningún premio a su maldad. Para que os hagáis una idea, Eduardo Flamingo es el Leonardo DiCaprio de los villanos en las ceremonias de premios (al menos, hasta que el actor fue finalmente premiado por su labor en The Revenant). El muy infeliz ha estado a punto de conseguir su ansiado premio en muchas ocasiones quedándose siempre a las puertas y marchándose a casa con las manos vacías.

Ni siquiera en las categorías hechas a su medida lograba conseguir su ansiado premio.


¿Quién es el Flamenco?

Para quienes no tengáis ni idea de quién es Eduardo Flamingo, se trata de uno de los peculiares antagonistas de Batman salidos de la bulliciosa imaginación del guionista Grant Morrison. Hizo su primera e insignificante aparición oficial en el apocalíptico Batman #666 (julio, 2007) aunque no fue hasta que el guionista escocés lo introdujo en la cabecera Batman & Robin que el personaje no tuvo su momento de gloria.

Flamingo, el «Flamenco», es un sádico sicario lobotomizado, parco en palabras, que gusta de comerse la cara de sus víctimas. Ataviado con un particular y vistoso traje de color rosa con hombreras doradas y una motocicleta a juego, este villano es un experto en la lucha cuerpo a cuerpo y maneja el látigo de maravilla.

Portada y página interior de Batman and Robin #6 (enero, 2010).

Esta ceremonia es la bomba

Todos los premiados acuden al escenario según son llamados a recibir sus galardones. Son especialmente divertidas las intervenciones del Ventrílocuo y su muñeco Scarface y también el discurso de Thomas Wayne, el Batman de Flashpoint. Incluso hay espacio en la historia para la típica intervención reivindicativa por parte de Red Hood. Pero ninguno de los presentes es consciente de la ira del Flamenco ni de que están a punto de estallar por los aires. Bueno, hay alguien que sí lo sabe pero ya os hablaré de esto después.

Uno de los aspectos más divertidos de la historia es ver a Harley Quinn cambiar continuamente de vestimenta, cada una más estrafalaria que la anterior. Algunos de sus atuendos hacen referencia a vestidos que se llevaron en entregas reales de los Oscar. Tales son los casos del vestido en forma de cisne que llevó la cantante Björk en la ceremonia de 2001 o la estrambótica apariencia de Cher, peluca cardada incluida, que lució en la gala de 1986.

A Harley Quinn le gusta disfrazarse pero incluso esto es demasiado para ella. Un divertido homenaje a Björk y Cher.

Esos condenados premios, los condenaditos

¿Conocéis esa vieja leyenda de la maldición de los Oscar? Casi parece irónico que en este cómic los premios concedidos reciban el nombre de "condenaditos". No son pocos los actores y actrices reales, cuyas carreras en el mundo del cine, en lugar de catapultarse a la cima, se han visto truncadas o desplazadas a proyectos menores tras hacerse con la dorada estatuilla. Son célebres los casos de Adrien Brody, quien se ha prodigado en muy pocas ocasiones en producciones comerciales después de ganar el Oscar a Mejor Actor por The Pianist (2002), Kim Bassinger, ganadora del Oscar a Mejor Actriz Secundaria por L.A. Confidential (1998), o Halle Berry, quien tampoco ha tenido demasiada fortuna en sus papeles después de ganar el galardón a Mejor Actriz en Monster's Ball (2001).

Como os comentaba al principio, todo es una farsa planificada con antelación. Dos semanas antes de la ceremonia, Lex Luthor le hizo llegar a Harley Quinn una nota que alguien había escrito amenazando con destruir el Salón de la Condena. El papel de la nota tenía una marca de agua en forma de flamenco por lo que a Harley no le fue difícil averiguar la identidad del villano que la había escrito. Fue entonces cuando a la arlequina se le ocurrió la brillante idea de engañar al Flamenco entregándole un falso premio al Mejor villano del Año.

No se puede si no sentir algo de lástima por el pobre Flamenco. Y no se nos escapa, leyendo entre líneas, el modo en que Russell interpreta esa condena al olvido en la parte final de la historia, con los villanos encerrados en sus cubículos de cristal, cual viejas reliquias, observando cómo sus carreras (o vidas) se hunden en el fango mientras la atención mediática y los flashes (atención al personaje con la cabeza en forma de cámara fotográfica) les dan la espalda ignorándolos.

La carrera criminal del Flamenco se hunde literalmente.

Como si reviviéramos aquel chocante momento en el final de la ceremonia de los Oscar de 2017, cuando Warren Beatty y Faye Dunaway anunciaron que la Mejor película era La La Land y resultaba que no, que el auténtico sobre se había extraviado y la ganadora era Moonlight, el Flamenco saborea el éxito durante unos instantes. Pero lo bueno, tan pronto viene se va.

Y entonces, ¿quién es el auténtico ganador? Pues el verdadero ganador del premio al Mejor Villano del Año es...

(Pausa para publicidad).

No, no pienso decíroslo. Tendréis que verlo vosotros mismos.


La edición

ECC Ediciones publica este especial en formato grapa de 64 páginas, a un precio de 4,95€, que recopila además el número Ocean Master: Year of the Villain #1. Como es habitual, se incluyen en su interior las portadas alternativas de ambos especiales. Dos portadas (además de la principal de Amanda Conner) en el caso del número dedicado a Harley Quinn. Una a cargo de J. Scott Campbell y otra realizada por Lucio Parrillo. La portada variante del número de Ocean Master está dibujada por Francesco Mattina.






Fuentes consultadas
Entrevista a Mark Russell (syfy.com, consultado el 13/07/2020).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres Jokers: el criminal, el payaso y el comediante

Stephen King: Por qué preferí a Batman

Creciendo en los noventa: Los juguetes de ‘Batman Forever’

Teen Titans: Beast Boy ama a Raven

‘Batman’ (1989): ¿Más fiel a Miller o a Kane?