“Mythology” (‘Detective Comics’ vol.1 #994-999)


La mitología de un personaje como Batman se ha forjado a partir de miles de relatos a lo largo y ancho de toda una vida que, a pesar de ya sobrepasar los 80 años, aún mantiene sus fuerzas intactas. Ya sea a través del arte de los cómics, las secuencias de acción en cine o la interactividad que permiten los videojuegos; la llama que prende el mito de Batman no se consume, sigue ardiendo fuerte y llameante como el primer día. La mayoría de estos mitos; los más relevantes; que conciernen a este cruzado enmascarado aluden a su pasado. Un pasado en el que se entremezclan tragedias y alegrías, buenas y malas personas. Y sobre esta premisa se construye la base del arco 'Mythology' (traducido literalmente al castellano como 'Mitología'), que supone el regreso del guionista Peter J. Tomasi a la cabecera 'Detective Comics' desde que finalizara su etapa en la serie antes del relanzamiento originado con 'Rebirth'. Y se hace con los mandos en el momento justo que da comienzo la cuenta atrás a la llegada del emblemático número 1.000 de la colección. Tomasi es un nombre de sobra conocido y admirado por los batfans y se ha labrado una gran carrera ocupando puestos tanto de guionista como de editor en las colecciones del Murciélago. Un privilegio que comparte con otras grandes firmas de la talla de Archie Goodwin y Dennis O'Neil.

En el transcurso de los seis capítulos de los que se compone este mitológico arco argumental se revelarán algunos personajes y sucesos que en el pasado han intervenido, de un modo u otro, en la formación más esencial de Batman. Hábilmente se va construyendo una historia que promete giros drásticos y situaciones antaño conocidas pero transformadas en algo nuevo y retorcido. Una mirada al pasado que te permite recordar qué es lo esencial de un mito como Batman.

«Es un punto de partida perfecto si no has estado leyendo Batman.»
Peter J. Tomasi

¡AVISO! SE REVELARÁN DETALLES IMPORTANTES DE LA TRAMA
Disfruta de este análisis del cómic una vez lo hayas leído y coméntame tus impresiones.


Trauma

La portada del primer número, obra conjunta de Doug Mahnke, Jaime Mendoza y David Baron, es en sí misma un resumen muy descriptivo de lo que transmite este primer capítulo. Dentro de su aparente sencillez se nos revela un importante detalle que estará presente a lo largo de toda la saga, como si de un leitmotiv se tratase. En ella apreciamos a Batman sumergido en la profundidad, esforzándose en emerger a la superficie buscando la luz, escapando de su pasado personificado en los cadáveres de sus padres, que le tienen atrapado dificultándole el ascenso. La simbología que recoge esta ilustración representa el tormento de Bruce Wayne surgiendo del fondo, de la más profunda oscuridad, para volver a atraparle. Esa será la forma que cobre la fuerza antagonista desconocida que se cierne sobre él e intentará atacarle a través de sus más dolorosos recuerdos y por medio de sus seres queridos en esta saga.

Portada de 'Detective Comics' #994.

La historia da comienzo con el clásico flashback del asesinato de Thomas y Martha Wayne en aquel lúgubre callejón que más tarde se daría a conocer con el infame nombre del Callejón del Crimen. Es tan solo un recordatorio del pasado, una imagen icónica que ha perdurado en la memoria de los lectores durante generaciones y que pretende sentar el tono crudo que se avecina en las páginas que siguen. En realidad, la trama nos sitúa en el presente; con Batman acudiendo a la luminosa llamada de la batseñal prendida por el comisario Gordon. En el acuario de Gotham se han descubierto los cadáveres de una pareja que luce una apariencia idéntica a la del matrimonio Wayne. Las mismas ropas, los mismos rostros. El escenario del crimen, aunque distinto, es intencionadamente similar en muchos detalles. El recuerdo más trágico de Bruce vuelve a cobrar vida en él. Pero esta vez, se encuentra en una posición muy distinta a la de aquella noche fatídica en Park Row. Ya no es el niño asustado incapaz de hacer nada más que llorar acongojado. Ahora es Batman, el mayor detective de Gotham, y está dispuesto a poner a prueba sus mejores habilidades en ciencia forense para dar con cualquier indicio que le lleve al perpetrador de este cruel y enigmático crimen. Tras analizar minuciosamente los cadáveres, algo parece seguro. Sea quién sea el criminal, conoce el secreto de su identidad. Podría tratarse de su archienemigo Ra's Al Ghül, o su hija Talia, quizás; tal vez, Henri Ducard. Son varios los candidatos posibles.

Batman saca a relucir su talento como detective.  

«Fue imperativo para mí construir los pasos no solo para lo que espero sea una gran historia de detectives, sino un arco muy emotivo de cara al número de aniversario.»
Peter J. Tomasi

Regresión

La acción se desplaza de escenario para reencontramos cara a cara con otra mirada al pasado. Esta vez se trata de un personaje fundamental en la infancia de Bruce, la Dra. Leslie Thompkins. Ella atiende a los pacientes más desfavorecidos en su propia clínica financiada con dinero de las empresas Wayne. Este personaje se ha configurado de gran relevancia dentro de los mitos de Batman con el paso de los años. El reputado equipo formado por Dennis O'Neil y Dick Giordano (a quien Leslie hace una simpática referencia en una de las viñetas) fue el responsable de la creación de este personaje al que introdujeron por primera vez en la historia 'There is No Hope in Crime Alley!' publicada en 'Detective Comics' #457 (marzo, 1976). En ese número veíamos a Leslie Thompkins consolar a un asustado muchacho que acababa de presenciar in situ el cruel asesinato de sus padres. Años más tarde sería el guionista Mike W. Barr el encargado de reformular al personaje añadiéndole un trasfondo de mayor importancia al revelarse que mantenía una relación de amistad con la familia Wayne. Y también se daría a conocer el hecho de que ella decidiera ocuparse de los cuidados del huérfano Bruce, llegando a convertirse en una especie de figura materna para él.

Portada de 'Detective Comics' #457 (marzo, 1976) y la introducción de Leslie Thompkins en 'There is No Hope in Crime Alley!'.

Pero volviendo a lo narrado en 'Mythology', justo en el momento en el que Leslie, tras una larga jornada laboral, se dispone a abandonar la clínica y dirigirse a su casa, descubre ante sus narices a una criatura enorme y monstruosa que pretende asesinarla. A partir de aquí se inicia una secuencia de ritmo frenético y llena de suspense en la que la doctora huye aterrada hacia la azotea del edificio mientras intenta pedir ayuda a Batman. Doug Mahnke maneja el ritmo a la perfección en esta secuencia de tensión intercalando la huida de Leslie y la desesperada carrera de Batman en camino a socorrerla. Se puede sentir el terror de la situación en las expresiones y en el manejo de la acción. Aquí Batman recibirá el primer gran golpe tras presenciar la muerte de Leslie, contagiada tras inocular el gas de la risa del Joker. A pesar de sus esfuerzos y recursos ha sido vencido en esta batalla, pero aún queda mucha guerra por librar.

«Lo que más me gusta del trabajo de Doug [Mahnke] es que encaja perfectamente con el modo en que enfoco mi narrativa: los personajes son lo primero.»
Peter J. Tomasi

Aquella noche Leslie Thompkins no se imaginaba que sería la última de su vida.

Seguro que habréis escuchado alguna vez el dicho "el pasado llama a tu puerta". Pues ese dicho nunca llegó a cobrar tanto sentido como lo hace en el momento en el que Alfred acude a abrir y; oculto entre las sombras; un individuo ataviado con un disfraz de El Zorro atesta al mayordomo un estocazo en el estómago dejándole gravemente herido. Es en este punto cuando la historia mira de reojo (y no será la única ocasión) a 'Year One' de Frank Miller rememorando la icónica escena en la que Bruce solicita la ayuda de Alfred haciendo tañer la campanilla, aunque esta vez, se invierten los roles y es Alfred quien necesita atención médica urgente. Es interesante comentar la aparición de El Zorro, personaje que inspiró a Bill Finger en gran medida, junto a otros héroes de novelas y revistas pulp, a la hora de desarrollar a Batman. De ahí que otro de los mitos de Batman sea que la familia Wayne asistiera a un pase de 'The Mark of Zorro' en el cine Monarch la noche en que se cometió el crimen que acabó con sus vidas.

Después de todo lo que lleva ocurriendo, y de forma tan repentina, Batman está algo desconcertado. No sabe quién está tras estos ataques ni el porqué. Se siente estresado y confuso; y solo los villanos recluidos en el manicomio Arkham podrán ayudarle a destensarse utilizándolos como saco de boxeo. Esta secuencia, que poco o nada termina aportando a la trama central que se viene contando, sirve de escaparate (nunca mejor dicho) para sacar a pasear a los principales villanos de Batman encerrados en sus celdas acristaladas. Así el lector recién iniciado podrá familiarizarse rápidamente con los rostros de la calaña que, tarde o temprano, acabará llenando los titulares de la sección de crímenes y sucesos del Gotham Gazette.

Si observáis la imagen ampliada se puede encontrar un simpático cameo de Chin Lung, el villano que protagonizó la portada de 'Detective Comics' #1 (marzo, 1937).

Acto seguido y tras un intercambio de ideas con su hijo Damian, ambos llegan a la conclusión de que ésto podría formar parte de los planes de venganza de Henri Ducard a causa de la muerte de su hijo. Esta teoría conduce a Bruce a un viaje a París en busca del mentor que se lo enseñó todo acerca de ser un gran detective. Allí tendrá ocasión de demostrar otra de sus talentosas capacidades: una destreza sin igual en el arte del disfraz. Adoptando diferentes identidades civiles, entre ellas la mítica de Matches Malone, Bruce consigue sonsacar toda la información posible para dar con el paradero de Ducard. Pero una vez consigue dar con él, la situación se vuelve a tornar peligrosa y la amenaza desconocida vuelve a cobrar forma. Varias formas de hecho, representadas con los rostros de los principales villanos de Batman. El Cruzado y Ducard deberán formar equipo para poder librarse de este monstruo que intenta acabar con ellos y Bruce acabará lamentando la pérdida de otra parte de su pasado. Pero será entonces cuando de una vez por todas vea algo de luz al final del túnel, una verdad que estaba ahí y de la que aún no había sido consciente. Batman logra dar con una pista que seguir. Este nuevo monstruo, sea lo que sea, está persiguiendo a todas las personas que han contribuido a la creación de Batman. Tomando la posición que acostumbra, decide adelantarse a los pasos de su oponente dirigiéndose a su siguiente destino: el templo del Sensei Kirigi.

Tanto el viaje a París para localizar a Henri Ducard como su travesía por Corea del Norte hasta llegar al Monte Paektu, lugar donde se ubica el templo del Sensei Kirigi, nos retrotraen a la clásica historia escrita por Dennis O'Neil titulada 'The Man Who Falls' y publicada en el especial 'Secret Origins of the World's Greatest Super-Heroes' (marzo, 1990). En ella acompañábamos a Bruce en los viajes que realizó por todo el mundo siendo joven para recibir lecciones de distintos maestros. Una historia, vale decir, que tomó también como referencia el cineasta Christopher Nolan para la película 'Batman Begins' (ídem, 2005).

Portada de 'Secret Origins of the World's Greatest Super-heroes' (marzo, 1990) y páginas de la historia 'The Man Who Falls'.

Parece iniciarse una cuenta a contrarreloj a la que Batman siempre llega con retraso. Todo va demasiado deprisa hasta que se topa con Thaddeus Brown, el primer Mr. Milagro y su maestro en técnicas de escapismo. Ambos caen en una complicada trampa en la que el tiempo se detiene y se vuelve vital. Si la secuencia de persecución de Leslie Thompkins en el primer número mantenía un ritmo frenético lleno de acción y suspense, en este caso, éste se mantiene flotando, suspendido, creando una sensación angustiante. Somos testigos de cómo pasan los segundos y Batman y Thaddeus están atrapados en un tanque de agua. Cada segundo que pasa disponen de menos aire en sus pulmones. Y para colmo hay tiburones. Mahnke y Tomasi realizan un ejercicio sublime de tensión sin poder recurrir a diálogos (solo textos de apoyo que nos trasladan los pensamientos de Batman) y que mediante el uso de la narración gráfica podemos disfrutar de los ocurrentes métodos de escapismo que emplea Batman. En este momento nuestra memoria nos hará recordar gustosamente otro clásico relato (y ya van unos cuántos) de Dennis O'Neil, esta vez acompañado de Neal Adams a los lápices, llamado 'The Joker's Five-Way Revenge!' y publicado en 'Batman' #251 (septiembre, 1973). En esta historia, que supuso el regreso del Joker sádico y asesino a las viñetas tras el edulcoramiento sufrido durante la Silver Age, Batman tuvo ocasión de vérselas también frente a frente contra un gran tiburón. Como se puede observar, las historias de O'Neil han sido un gran referente a la hora de abordar la escritura de esta saga.

A la izquierda, páginas de 'Detective Comics' #997. A la derecha la clásica portada de 'Batman' #251 y el enfrentamiento orquestado por Joker entre Batman y un tiburón.

«Batman es mi personaje favorito. Se me grabó en mi ADN en mis años de formación leyendo a Bill Finger, Gardner Fox, Denny O'Neil, Steve Englehart, Len Wein, Gerry Conway, Doug Moench, Mike W. Barr y al gran Frank Miller.»
Peter J. Tomasi

Batman consigue salir a salvo de la última situación pero el caso sigue sin aclararse y en su mente circulan más posibles sospechosos. Desde nuestro propio punto de vista, asumiendo el rol de lectores, no nos resulta extraña la sospecha de Batman hacia Hugo Strange. Ya en el pasado, trasladándonos a una continuidad pre-Crisis, el villano descubrió la identidad de Batman en la historia 'The Dead Yet Live' publicada en 'Detective Comics' #471 (julio, 1977) y perteneciente a la etapa encumbrada por Steve Englehart y Marshall Rogers. Aunque en este caso, las sospechas van ligadas a sucesos más recientes, como es natural, tratándose de una nueva continuidad. Este sería el caso de lo ocurrido en 'Night of the Monster Men', el crossover que unió las cabeceras de 'Batman', 'Detective Comics' y 'Nightwing' al comienzo de la etapa 'Rebirth' donde unos monstruos gigantescos; y con una apariencia al más puro estilo 'The Thing' (ídem, 1982); asolaban Gotham City.

Sin duda, se percibe la influencia que estos autores y algunos otros han ejercido en Tomasi a la hora de seleccionar algunos de los relatos a los que homenajea en 'Mythology'. En líneas generales, el argumento que se nos descubre en este arco recuerda poderosamente a la historia 'The Many Deaths of the Batman' (mayo-junio, 1989); escrita por el legendario John Byrne y dibujada por un no menos espectacular Jim Aparo; en la que, de igual manera, un atacante desconocido se encarga de localizar y dar caza a todas aquellas personas que participaron en el proceso de entrenamiento de Bruce Wayne en su camino a convertirse en el héroe enmascarado de Gotham. La diferencia más notable respecto a esta clásica historia es que la amenaza en 'Mythology' parece de carácter sobrenatural.

Portadas de 'Batman' #433-435 (mayo-julio,1989) pertenecientes al arco 'The Many Deaths of the Batman'.

El propio Tomasi hace un acto de regresión y se rinde tributo a sí mismo con algunas pequeñas referencias a los números que escribió para 'Batman and Robin' (2011-2015). Entre ellas destaca la reaparición del HellBat, posiblemente el traje-armadura definitivo del Caballero Oscuro; diseñado por él mismo y forjado por sus compañeros de la Liga de la Justicia para protegerle ante cualquier vulnerabilidad. También, como he señalado anteriormente, se menciona el asesinato de Morgan Ducard (suceso ocurrido en la colección 'Batman and Robin') a manos de Damian Wayne. Precisamente Damian Wayne es uno de los personajes que más pudo desarrollar el guionista cuando se ocupaba de la serie protagonizada por el Dúo Dinámico y no quiso desaprovechar tampoco la ocasión de introducirlo en esta historia.

Batman armado con su HellBat salva a Etrigan del monstruo infernal que intentaba acabar con él.


Duelo

El tramo final del arco supone un pequeño shock para el lector. El desenlace de la historia nos depara una sorpresa inesperada, que bien puede ser tomada negativamente por aquellos que no hayan visto cumplidas sus expectativas, argumentando que el guionista ha optado por un socorrido deus ex machina para salir del atolladero; o por el contrario, si profundizamos en la idea que éste desea transmitir, conseguiremos vislumbrar sus virtudes sobre un aspecto fundamental en la psicología del personaje. Es cierto, nada de lo que hasta ahora hemos visto en 'Mythology' ha ocurrido realmente. Todo ha sido una fantasía programada y controlada que culmina con Batman enfrentándose a sí mismo. Pero no por ello se ha de obviar lo esencial que se esconde tras los motivos de dicha fantasía pesadillesca. Lo que convierte a Batman en el héroe que es y necesita ser es su obstinación por mejorar, por dar lo mejor de sí mismo, superar sus capacidades más allá de lo imaginable y humanamente posible. Llegar a anteponerse a cualquier situación y prever todos los peligros. Tener hasta el más mínimo detalle calculado y bajo control con milimétricos planes. Es un modo de vida que, no sin razón, escapa a nuestra lógica mundana. Pero eso es lo que hace que un personaje de ficción como Batman, envuelto en todos sus mitos, cobre la fuerza suficiente para llegar a ser la leyenda que ha sido, es y será por muchos años; sirviendo de ejemplo de superación y heroicidad gracias a su entrega y sacrificios.

Tomando este planteamiento, logramos comprender la trama en todo su conjunto. Bruce concibió y desarrolló un programa de entrenamiento de alta tecnología con la pretensión de hacerle mejorar sus capacidades, de hacerle alguien distinto, que acepta el dolor de su pasado, sobreponiéndose a él y enterrándolo. Bruce Wayne ya no importa, solo Batman y las víctimas inocentes que no ha podido salvar. Se enfrentará cada año a esta peculiar fase de duelo que no culminará hasta que el crimen en Gotham se reduzca a cero absoluto.

«Aquella noche tres personas murieron asesinadas ante el cine Monarch. Pero una renació. Bautizada en su propia sangre.»
Bruce Wayne

Bruce Wayne entierra literalmente su pasado y asume el gran sacrificio que supone ser Batman.

Peter Tomasi y Doug Mahnke consiguen cumplir su promesa y entregan un trabajo inteligente, realizado con mucho cariño y que sitúa al lector recién iniciado en un escenario que comprenderá perfectamente y en el que logrará sentar sus bases de conocimiento sobre la mitología de Batman. Una historia puramente detectivesca, con pistas falsas que conducen a caminos en todas las direcciones y que dejan ver todas las mejores cualidades del Caballero Oscuro: su perspicacia, sus dotes escapistas, su destreza física, la tecnología que emplea y, sí, también se dejan ver algunos de los seres queridos que siempre le han acompañado en sus aventuras.

Es como pasar las hojas de un álbum con viejas fotos familiares. Las páginas se impregnan de una serie de recuerdos procedentes de distintas etapas del pasado aunque vistos desde la perspectiva del presente y con claras esperanzas puestas en el futuro. Si todo marcha según el plan, podríamos ser testigos de la llegada de un Batman más perfecto que nunca. O quizás ese momento nunca llegue. Tal vez Batman necesita ser imperfecto para continuar su existencia.

Puede que haga falta que pase algo más de tiempo; y tal vez; si se le presta la suficiente atención de aquí en adelante; esta historia pueda terminar convirtiéndose en un clásico moderno de los cómics de Batman.

A pesar de sus grandes esfuerzos y múltiples recursos, Batman no es perfecto. Pero intentará serlo para erradicar el crimen en su ciudad de una vez por todas.

La edición en España

Podéis haceros con la historia completa recopilada en dos tomos encuadernados en rústica editados por ECC Ediciones en los números 16 y 17 de su colección 'Detective Comics'. El segundo tomo, el número 17, presentó una repentina subida de precio de 1,25€ a pesar de contar con las mismas características que el resto de tomos de la colección en cuanto a tipo de encuadernación y número de páginas. Como suele ser habitual en las ediciones de ECC, se incluyen al final las portadas alternativas de todos los números recopilados, perteneciendo éstas a autores tales como Brian Stelfreeze, Gary Frank, John Byrne y Mark Brooks.

No se descarta la posibilidad de volver a ver reeditada esta historia dentro de la línea 'Batman Saga' encargada de recoger las etapas modernas de las colecciones de Batman.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres Jokers: el criminal, el payaso y el comediante

Stephen King: Por qué preferí a Batman

Creciendo en los noventa: Los juguetes de ‘Batman Forever’

Teen Titans: Beast Boy ama a Raven

‘Batman’ (1989): ¿Más fiel a Miller o a Kane?