‘Batman: Serenata nocturna. El origen del Caballero Oscuro’, de David Hernando


Son las 0:40 de la noche del viernes. No permito que el cansancio de toda una ajetreada semana me prive el terminar de repasar mi lectura favorita en estos días. La cubierta del libro, obra de Paco Roca, me hipnotiza cada vez que la miro, pero lo que hay en su interior, simplemente me atrapa. En este preciso instante siento la necesidad de escuchar 'Little Night Serenade' de Wolfgang Amadeus Mozart antes de terminar las últimas páginas. Sí, es lo justo y es necesario, ya lo comprenderéis. Es la guinda del pastel.

Tradicionalmente, las proyecciones de cine así como las funciones de teatro, se presentaban ante un extasiado público con una bella melodía al empezar. Así pues, dejaos llevar por la música, poneos cómodos y disfrutad de la función. Porque de eso trata el libro 'Batman: Serenata Nocturna. El origen del Caballero Oscuro'.

Hubo un hombre criado en la "ciudad que nunca duerme", cuya avaricia y egocentrismo no alcanzaba límites. Era capaz de llevar a cabo cualquier plan si con ello podía sacar tajada de donde fuera. Se alimentaba del aplauso constante que recibía de todo aquel que le rodeara y a lo largo de su vida cosechó un éxito incalculable. Su nombre, Bob Kane. Su legado, je, seguro que os suena por ser el creador de Batman, el justiciero de Gotham, el héroe más popular actualmente en los cómics. Solía decir orgulloso «Soy el creador de Batman.» allá por donde pisaba, y al menos durante 75 años así nos lo hizo creer, gracias a su astuto plan con el que consiguió ser acreditado como único creador del Hombre Murciélago. Pero todo resultó ser una GRAN mentira.

Oculto tras su sombra, se escondía un tímido Bill Finger. Un hombre demasiado temeroso, centrado única y exclusivamente en lo que otorgaba sentido a su vida: una máquina de escribir, revistas pulp llenas de crímenes y misterio, y una radio sintonizando 'Little Night Serenade' para inspirarse en sus historias. Su vida no fue nada fácil, habiendo padecido una enfermedad que le obligaba a estar en cama cuando era niño y habiendo vivido en sus propias carnes las miserias de aquella época bañada en sangre de principios del siglo XX. La mala fortuna pareció seguir a Finger hasta el final de sus días, recibiendo duros golpes (que nosotros como lectores sentiremos como puñaladas en nuestro corazón y un buen puñado por la espalda). No obstante, él seguía avanzando en su camino gracias a Batman, su mayor y más preciada creación, la que lo acompañó hasta el final desde aquellos días de 1938 cuando Bob Kane se le presentó con la idea de crear un nuevo superhéroe que supusiera el mismo éxito que el recién nacido Superman.

Diseño original de Bob Kane reproducido por el artista Ty Templeton.
Diseño original de Bob Kane reproducido por el artista Ty Templeton.

A lo largo de los capítulos del libro, iremos reviviendo década a década lo que supuso la creación de uno de los iconos populares más importantes de nuestro tiempo, y cómo muchos autores (principalmente Bill Finger) fueron utilizados por una mente brillante en los negocios como la de Bob Kane, quien se dedicaba a contratarles como autores "en la sombra" llevando todos los trabajos entregados a la editorial exclusivamente con su propia firma.

David Hernando nos narra un cuento “para no dormir” con un malo malísimo a un lado del espectro y un héroe de gran corazón en el lado opuesto. Su cuidada e hipnótica narrativa te hace dibujarle, de forma inconsciente, unos cuernos de diablo a Bob Kane y unas sedosas alitas de ángel a Bill Finger. El autor, respaldado por una minuciosa labor de investigación bibliográfica y numerosas entrevistas, construye una narrativa eficaz y convincente, pero dejando claras evidencias de que lo que se está leyendo no debe interpretarse como una crónica in situ de los hechos reales, sino más bien como un modo de transmitir una denuncia a las nuevas generaciones, reivindicando los derechos de autoría de Bill Finger sobre Batman y otros personajes del batuniverso de una forma amena, entretenida y capaz de calar hondo. Hernando consigue así hacer que el gran público entienda al fin la mentira de Bob Kane, y lo hace de manera muy hábil, adornando la verdad de Bill Finger. El objetivo del libro es muy simple: sacar a la luz una verdad por todos conocida desde hace décadas, pero pocas veces expuesta de manera oficial.

Mi ejemplar del libro dedicado por el autor: «Para Óliver, el resto es silencio.»

Llega el final. Las cuerdas de 'Little Night Serenade' se silencian, y las tapas del libro que sostengo en mis manos, con más fuerza que nunca, se vuelven a juntar poco a poco lentamente. Me encuentro arropado en mi cama, con los ojos muy abiertos, intentando degustar las últimas sensaciones que me han provocado estas páginas mientras me viene una reflexión a la cabeza: si este cuento se propagara como tantos otros lo han hecho a lo largo de nuestra historia, por fin se haría justicia.

 

Comentarios

  1. Buenas tardes, después de muchos días de espera, por fin tengo mi libro en casa y no puedo parar de leerlo, muchas gracias ha David Hernando por enseñarnos la verdad del nacimiento de Batman.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jose.

      Me alegra saber que te está gustando el libro. Sin duda me parece una lectura indispensable para conocer esa verdad oculta tras la creación de Batman.
      Gracias por comentar.

      Saludos.

      Eliminar
  2. He descubierto la página hace bien poco y te doy la enhorabuena. Este libro lo tengo pendiente, lo encontré de segunda mano muy muy barato, el texto me ha invitado a leerlo aún más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tiex.

      Qué bien que te gusten las publicaciones de la página. Te lo agradezco mucho.
      Este libro de David Hernando es una de mis lecturas favoritas y lo releo a menudo. Espero que lo disfrutes tanto como yo y te invito a que me hagas llegar tu opinión.

      Saludos.

      Eliminar

Comentar

Entradas populares de este blog

Tres Jokers: el criminal, el payaso y el comediante

Stephen King: Por qué preferí a Batman

Creciendo en los noventa: Los juguetes de ‘Batman Forever’

Teen Titans: Beast Boy ama a Raven

‘Batman’ (1989): ¿Más fiel a Miller o a Kane?